*Fotografía de nytimes.com

Ayer fui a ver “Coco”, la sala estaba llena hasta arriba. Y es que la fiebre de Coco ha llegado a todo el mundo, más ahora que ha ganado el Globo de Oro como mejor película de animación. No me extraña nada.

Me encantó esta historia que toca un tema delicado, el “Día de los Muertos” en México y tradición milenaria que hacen ese día en este país, de una forma magistral llenando la pantalla de color y de vida, como es la celebración en México, celebran la vida.

“Esta historia trata de rendir homenaje a nuestro pasado, incluso cuando miramos al futuro”– ha declarado Lee Unkrich, director de Coco, a quien se le ocurrió la idea de esta película cuando acababa de dirigir Toy Story 3.

Miguel, el protagonista de Coco es un niño de 12 años que quiere ser músico como su cantante favorito Ernesto de la Cruz, pero vive en una familia cuya tradición familiar es ser zapatero y que consideran que la música ha sido una maldición para la familia.

La historia se desarrolla en el “Día de los Muertos”

En que la familia de Miguel, como todas las de México, preparan la celebración con ofrendas a sus familiares fallecidos con sus fotos y objetos que representan lo que más le gustaba a cada uno de los fallecidos y pétalos de flores por el suelo para indicarles el camino a los muertos de las ofrendas que tienen preparadas para ellos.

coco- abuela

*Fotografía de cnn.com

Miguel viaja al Mundo de los Muertos porque roba, con las mejores intenciones, la guitarra del gran Ernesto de la Cruz de su mausoleo y así verá a sus antepasados y al propio Ernesto de la Cruz, en un mundo lleno de color, con el mensaje de que si olvidamos a nuestros difuntos, estos acabarán desapareciendo totalmente.

En todo el camino Miguel irá acompañado de un perro callejero que es amigo suyo llamado Dante, de la raza Xoloitzcuintle, que era considerada sagrada para los aztecas. Según parece en el mundo prehispánico se creía que los xoloizcuintles eran la mejor compañía de las almas que partían del mundo terrenal al “Mundo de los Muertos”.

dante coco

¿Y quién es Coco?

Pues es la tatarabuela de Miguel, a quien su padre, que era músico, le cantaba la canción “Recuérdame” cuando era pequeña con su guitarra. Para su padre, que está en el “Mundo de los Muertos” es muy importante que ella le recuerde para no desaparecer del todo.

La guitarra se ha hecho tan famosa que a día de hoy en un pueblo de México llamado Paracho, el principal productor de guitarras mexicanas han cambiado el diseño tradicional por el de Coco. Y las ventas se han disparado.

En su viaje antes de volver al “Mundo de los Vivos” Miguel verá a personajes famosos de México como Frida Kahlo, Jorge Negrete o Cantinflas.

coco_pixar

En la película se muestra cómo los muertos visitan a los vivos sólo si en sus ofrendas estos han puesto su foto. Así Frida Kahlo en la película dice que no quiere ir al Mundo de los Vivos porque hay demasiada gente que ha puesto su foto en su ofrenda, y no sabría a cuál ir. La verdad es que no me extrañaría, en la vida real Frida Kahlo dejó escrito en su diario antes de morir “Espero alegre la salida y espero no volver jamás”. Hasta ese punto la película cuida cada detalle.

Altamente recomendable esta película llena de color, que nos acerca a México y celebra la vida.

 

Escrito por Isabel Herrero

 

 

 

(Visited 79 times, 1 visits today)