En el momento en que descubrí esta serie me enganché porque me tocó el alma, me sentí profundamente identificada. Y es que Orange Is The New Black muestra cómo algo horrible le puede ocurrir a cualquiera, verdaderamente horrible, y desde ese punto, desde ese punto cero, se puede salir adelante, enfrentando la vida, la situación que te ha tocado vivir, y salir fortalecida en el proceso, siendo más tú misma.

Unos meses antes de descubrir Orange Is The New Black mi marido había fallecido de un cáncer contra el que luchó, luchamos juntos, durante dos años y medio. El dolor fue inmenso, en todo el proceso y en la pérdida. Cuando descubrí a Piper, su historia en Orange Is The New Black me sentí profundamente identificada, de hecho escribí un post sobre las cosas que aprendí en ese proceso durísimo tras la pérdida de mi marido que podéis leer en este enlace: “Partir de cero. Mi historia de superación personal”.

El post de hecho comienza diciendo: “Nada como llegar al punto cero para saber qué dirección quieres tomar en la vida”. Y es que algo así le dice Red a Nicky en un momento en que esta está sufriendo los efectos devastadores de la droga. Ese hecho, esa frase, fue lo que despertó en mí el deseo de contar mi historia en ese post y ayudar a gente que hubiese vivido o viviese una situación parecida, en vez de guardármela para mí misma y mis seres queridos.

Me encantó cómo Piper desde el principio enfrenta su situación, al principio parece que se va a romper, que no va a sobrevivir, pero la enfrenta, expresa lo que siente abiertamente. Eso es lo mejor, es el primer paso para salir adelante. Y después va creciendo, va surgiendo una Piper más real, más cercana a lo que es en realidad, en un proceso de subidas y bajadas continuas.

En mi proceso desde la más absoluta devastación, poco a poco fui encontrando mi lugar de nuevo en el mundo, siendo más libre, preocupándome menos de cosas que no tienen importancia, de presiones sociales, descubriendo fortalezas en mí que desconocía, siendo consciente de que necesitas a otras personas, el cariño de otras personas para vivir. Así le ocurre a Piper, y por eso me sentí tan identificada.

orange is the new black

Toda la serie, cada personaje, que todos son maravillosos, complejos, interesantes y tan humanos, miran al dolor de frente, porque allí entre esas cuatro paredes no les queda otra. Y a mí, aunque en mayor libertad, tampoco me quedaba otra. Y sólo así, mirando a la herida directamente puedes curarla, si no corres el riesgo de que se cierre en falso y es mucho más peor.

Hay que echarle valor para enfrentar el dolor, reconocer que te has quebrado, decirlo, y pedir ayuda a tu entorno.

Nunca he visto una serie con tanta verdad

Y de eso se trata la vida para crecer, para conocernos mejor a nosotros mismos, de la verdad. Confieso que desde esa tragedia vivida la búsqueda de la verdad es algo que me ha obsesionado bastante. Sólo enfrentando la verdad de lo que queremos y quiénes somos podemos ser libres, estar tranquilos con nosotros mismos, querernos de verdad, crecer… Recuerdo cuando cuidaba a mi marido, hice todo, todo lo posible por él. Y eso me da mucha tranquilidad. Y mantengo eso en las cosas que hago. Hago todo lo posible en mi trabajo que me encanta, en la forma en que tomo decisiones, en que trato a mis seres queridos… Y aunque no se vea lo que hago, yo sé que lo que hago es muy de verdad y eso me hace sentir muy bien.

Soy una persona muy distinta a quien era cuando ocurrió esa tragedia

He aprendido muchas cosas, pero todas ellas las he aprendido al enfrentar la vida de verdad. Haciendo cada cosa de verdad. Soy más yo misma, hago sólo lo que quiero hacer. Bueno, siempre que puedo, a veces tienes que hacer cosas con la cabeza para poder hacer las cosas que sientes de corazón. Así que tienes que combinar cabeza y corazón pero sólo para poder hacer lo que sientes de verdad, de corazón. Si no, no vale la pena la vida, no vale la pena vivir a medias. Eso lo he aprendido.

Tengo la mente más abierta también porque aunque hagas grandes planes la vida te puede enviar por otro camino y al abrir tu mente, entiendes cuál es el camino que te depara y cómo puedes crecer y encontrar tu lugar. Medito mucho, por las noches básicamente. Me da paz y me acerca a mi verdad, a lo que siento, a lo que me apetece hacer. Y en todo este camino, igual que le ocurre a Piper, igual que le ocurre a la mayoría de las presas, tengo menos dudas, porque no me importa el qué dirán.

¿Cómo me he ido acercando a mi verdad?

Escuchándome a mí misma, a lo que siento, respeto mis estados de ánimo. Si estoy triste pues estoy triste. ¡Qué manía tiene todo el mundo con debes estar alegre! Pues si estás triste respeta lo que sientes, si te quieres a ti misma, respeta lo que sientes, escúchate, tus emociones te quieren decir algo, y tarde o temprano lo sabrás. Si te sientes incómoda, pues algo te quiere decir esa emoción, por algo será. Y si estás alegre y quieres expresarlo hazlo, ¡hazlo abiertamente! Disfrútalo. Así es la vida, llena de altibajos, pero en ese camino vamos aprendiendo, creciendo y lo mejor de todo, es si podemos ser cada vez más nosotros mismos. Vivir de otra manera no vale la pena.

De todo eso trata Orange Is The New Black y de todo eso trata la vida, de tratar de vivir la vida de frente, enfrentarnos a lo que somos, a nuestros silencios, a estar dispuestos a conocernos como somos y estar tranquilos y contentos con cómo vivimos, de verdad, de frente. Eso nos hace fuertes. Nada nos hace tan fuertes como las certezas, como la verdad. Ir descubriendo quiénes somos sin juzgarnos y querernos así. No vale la pena vivir de otra manera.

 

Escrito por Isabel Herrero

(Visited 1.622 times, 1 visits today)