Dejo de trabajar en la empresa en que estaba hasta ahora para comenzar un nuevo proyecto en una nueva. Es muy ilusionante. Abrir una ventana para que entre el aire fresco. Se mezclan muchas emociones. Estoy muy contenta por los avances, y a la vez, como en cada paso que damos hay un pequeño poso de tristeza por lo que dejamos atrás.

Cuando echas la vista atrás hacia las cosas que has hecho en un período profesional en una empresa, te das cuenta de que es imposible separar lo profesional de lo personal. Para mí además el tiempo que estuve en esta empresa fue el más duro de mi vida a nivel personal. Mi marido había fallecido un par de meses antes. Recuerdo volver del trabajo en coche llorando, cada tarde, durante los primeros dos meses en este trabajo, por la necesidad de llegar a casa y contar las cosas que había hecho, las cosas que habían pasado, lo que había dicho este o había hecho el otro.

Al echar la vista atrás me veo muy distinta a la Isabel que comenzó a trabajar en esta empresa. He tenido momento muy buenos, otros no tan buenos, pero al final de todos has aprendido. Igual ocurre con las personas, he tenido situaciones en que he descubierto a grandes personas, y otras personas pues con las que he chocado más. Muchas veces los problemas entre las personas surgen por mal entendimiento por falta de comunicación y apertura de miras para entender las otras partes. De cualquier modo, de todos he aprendido.

Y de eso se trata la vida, irremediablemente, de una camino hacia adelante, en que en ese camino, por las propias vivencias, no eres la que eras antes de comenzar ese camino, y como tal, piensas y sientes un poco distinto a como lo hacías entonces. Da un poco de tristeza que así sea, por lo que vas dejando atrás, pero lo bueno, lo verdadero, siempre permanece, dentro de uno.

Y así caminamos hacia adelante, sin miedo a los cambios, no vale la pena, porque la vida es siempre un camino hacia adelante, de crecimiento y aprendizaje, para ser más nosotros mismos en el fondo. Y en ese camino igual que vamos adquiriendo cosas, aprendizaje, nos vamos despojando de las que no nos valen, las que pesan, soltando las que no nos dejan caminar ligero, las que nos estancan, por eso, porque la vida es irremediablemente un camino hacia adelante.

 

Escrito por Isabel Herrero

(Visited 124 times, 1 visits today)