Que diga yo esto es increíble. Hace un año cualquiera que lo leyese pensaría que me he dado un golpe en la cabeza escribiendo esto. Pero, debo decirlo, bien alto, HE DESCUBIERTO EL BENEFICIO DE LAS RUTINAS. Increíble, lo sé. Los que me conocéis estáis flipando. Lo entiendo.

Hoy mismo, viernes, estaba tomando un café con unas amigas, muy cansadas todas. Y claro, pues hablábamos de las odiosas rutinas que nos tienen como presas día tras día. Y así, pasan semanas, meses, años,… Pero tienen algo muy bueno las rutinas.

Antes, cuando yo aborrecía las rutinas porque decía que asfixiaban mi creatividad, pues mis estados de ánimo me dirigían un poco a su antojo. ¡Ahí! Ahí, está el gran beneficio de las rutinas que no sabemos ver cuando hablamos mal de ellas.

Las rutinas nos dan confianza en nosotros mismos

“Pase lo que pase esto lo voy a hacer”– eso nos da mucha seguridad. Porque aunque estés triste o cansado y melancólico un día, que es muy normal y muy humano, si haces lo que tenías que hacer ese día, si cumples tu tarea de las rutinas que tengas, entonces te sentirás mejor contigo mismo. Si te sientes mal y te dejas arrastrar por ese estado de ánimo y no haces tus rutinas, entonces al final del día te sentirás aún peor de lo que estabas cuando te levantaste así.

Has cumplido con lo que tenías que hacer ese día. Luego, si estabas triste o cansado, será más fácil que lo soluciones cuando no te abandonas al antojo de tus estados de ánimo. Has cumplido tus rutinas del día a pesar de sentirte como te sentías. No es que reprimas tu emoción. No. Sino que avances, sintiéndote como te sientes.

¿Que sientes que en esa rutina diaria tu vida está como vacía? Bueno, pues a lo mejor es que no te gusta lo que haces, a lo mejor tienes que cambiar cosas, claro. Pero si cumples con tus rutinas, partes de un mejor punto que si te hubieses abandonado a tu estado de ánimo y no hubieses hecho nada de nada. Y entonces, en tus ratos libres que tienes para ti al final del día, o cuando los tengas, lo afrontas, lo piensas, lo escribes y trazas un plan para mejorar. Pero no dejes las rutinas porque cumplirlas te darán más seguridad en ti mismo y así será más fácil afrontar aquello que necesitas cambiar 😉

 

Escrito por Isabel Herrero

(Visited 148 times, 1 visits today)