“Hoy ha sido un día increíble”– eso escribió mu amiga Sue en holandés en la estación de trenes de Riomaggiore cuando ya volvíamos a Milán. Habíamos pasado el último día de esas pequeñas vacaciones en Portofino, allí solo se puede acceder en autobús.

Portofino es un precioso (y carísimo) pueblo al norte de Italia en la región de Liguria, famoso por las visitas de celebridades como Elizabeth Taylor o Truman Capote. Una maravilla italiana, para perderse entre las estrechas calles empedradas, con el olor de la flor azahar que crece sobre las paredes desgastadas por aliento del mar.

isabel herrero - portofino 1

A lo lejos tal vez voces de niños jugando al balón, poco más, porque el tiempo parece pararse para todo y para todos los que pasan sus horas en Portofino, como si el sol con su caricia calmara todo cuando forma parte del pueblo. Es el tiempo para disfrutar de verdad, de los pequeños placeres.

isabel herrero - portofino 2

isabel herrero - portofino v

Sí, soy yo. Con ese pelo. Ya sabes, cuando eres joven experimentas… y no siempre aciertas 😉 Con un falso tatuaje que me hice con boli de mi amiga Sue en el tobillo 🙂

Mansiones impresionantes, pero con mucho gusto, yates gigantes, coches de lujo,… Pero nada de eso necesitas para disfrutar de los pequeños placeres tan italianos de Portofino. Un buen capuccino acompañado de su croissant recién hecho, el perfume constante de la flor de azahar y el suspiro salado del mar, unos spaghetti ai frutti di mare, un baño tranquilo, un buen libro en la calma,…

portofino - isabel herrero

Nada de grandes lujos nos hacían falta ni a mi amiga Sue ni a mí para disfrutar de todo eso. Estudiantes Erasmus que éramos entonces en Milán.

Así escribí un poema de nuestra estancia allí que resume perfectamente todo este post.

Dos amigas:

Portofino, verde, azul, naranja,
bienestar, misterio, amistad…
Dos amigas paseándose
por la Riviera italiana,
en la radiante juventud,
inmensa libertad,
con sus miradas curiosas,
sin preocupaciones,
con sus risas, emociones.
La alegría de vivir.

La alegría de vivir. Eso es Portofino. Entonces éramos más jóvenes, como escribí en ese poema. Pero estoy deseando volver para verlo con mi mirada de ahora, estoy segura que aún más intensa de la de entonces, porque con los años, aprendes a disfrutar más esos días inmensos.

 

Escrito por Isabel Herrero

(Visited 71 times, 1 visits today)